Already registered ? Log in
PENA LOPESA

PENA LOPESA

La Pena Lopesa son los restos de un antiguo castro y de una fortaleza medieval desaparecida por efecto de la erosión marina.

Es uno de los muchos castros Galaicos destruidos por cantos rodados en los promontorios de la costa Atlántica en la Edad de Hierro.

La erosión marina, separó, a finales de la Edad Media o en la Edad Moderna la Pena Lopesa del Monte da Lagoa, formando una áspera e inaccesible península adentrada en el mar con paredes verticales de 42 metros de altura. La pena tenía en la antigüedad una fuente de agua dulce.

El pequeño camino que proviene de Pena Molexa hasta Pena Lopesa es uno de los más hermosos e interesantes del tramo del itinerario que lleva hasta Santo André de Teixido. La grandiosa naturaleza virgen, dominante sobre el Océano Atlántico y el Valle de Trasancos, inundando todos los sentidos en poco más de un Kilómetro lo convierte en un lugar único inmutable con el paso de los siglos.

Con la vista del Océano Atlántico podemos emprender la peligrosa bajada al acantilado para contemplar la impresionante Pena Lopesa: los restos de un castro costero, desaparecido, convertido casi en una isla por la acción del mar. Una grande hendidura separó a Pena Lopesa de los Montes de Vilarquinte formando una península al derrumbarse, un acantilado de inaccesibles paredes verticales.

Han aparecido restos de cerámica,  y otros restos, confirman su ocupación en torno al cambio de era.

A Lopesa es uno de los cientos de castros atlánticos destruidos por la fuerza del mar, de los que los marineros cuentan viejas historias en las largas noches de invierno.

Dice la leyenda que en la Pena Lopesa, en el tiempo de los “Mouros”, seres míticos gallegos, un poderoso rey custodiaba un fabuloso tesoro.

El rey salía a cazar a los montes de Vilarquinte extendiendo un puente levadizo y girando las herraduras de su caballo para engañar a reyes enemigos que querían robarle su tesoro.

Un día estos reyes reunieron un gran ejército y acamparon en el monte, frente a Lopesa. Tras años de asedio, y casi a punto de rendirse por el hambre, el rey de Lopesa ofreció a los pájaros su última medida de trigo que tenía. Entonces los sitiadores, levantaron el cerco y se marcharon pensando que el Rey Mouro tenía comida para muchos años.

PLAYA  DE LOPESA
La playa de Lopesa tiene una longitud de 20 metros y una anchura mínima de 10 metros, con mucha variación por causa de las mareas. El suelo de esta playa está compuesto por callaos y rocas de los frecuentes derrumbes de la costa. Su acceso no es aconsejable por su gran dificultad.

Technical information

Lat : 43.5686548Lng : -8.2231482
3 years