Already registered ? Log in
Playas de Riazor y Orzán

Playas de Riazor y Orzán

Las playas de Riazor y Orzán fueron uno de los espacios de los juegos de Picasso, donde se entretenían esquivando las ondas. Los otros dos son el parque de Santa Margarita, celebraban combates a pedradas, y la plaza de Pontevedra, jugaban a los toros. Precisamente en el primero de esos arenales descubrió la desnudez femenina, mirando a través de la cerradura de una caseta de baño.

A veces, al salir del instituto, jugamos a tirarnos piedras en el monte de Santa Margarita. Otras veces vamos a torear en la plaza de Pontevedra. Las chaquetas, de muletas, y yo, de toro.

Pero lo mejor es cuando nos vamos a las playas de Riazor y Orzán a torear las olas. ¡Que no me pillen! ¡Que yo nado muy bien, pero solo hasta la cintura!

En el instituto, los bancos de los alumnos se alzan frente a las ventanas, que son enormes. Mientras el profesor, envuelto en su toga, se esfuerza por inculcarnos los trascendentes principios de la Retórica, la Psicología y la Matemática, nuestra vista se escapa por las vidrieras para contemplar la lucha del mar y la costa: las olas se estrellan contra las rocas e inundan la playa. ¡Qué espectáculo! Sobre todo en invierno.

En verano viene mucha gente a tomar los baños de ola. En la arena hay unas casetas pintadas de blanquiazul, que son los colores propios de aquí, para que se cambie la gente. Os voy a contar un secreto: la primera vez que vi a una mujer desnuda fue dentro de una de estas casetas. Nunca olvidaré la excitación que sentí.

En estas aguas hay percebes. Los percebes son una cosa excepcional. Comerlos es como si comieses el Orzán. Estoy deseando tomar una empanada de sardinas. O de “xoubas”, que son sardinas pequeñas. En Galicia todo sabe a sardinas. Comes jamón y te sabe a sardinas porque los “porquiños” están alimentados con sardinas. Todos los animales se alimentan con sardinas.

Technical information

Lat : 43.3690364Lng : -8.4076507
362 d